miércoles, 18 de mayo de 2011

SI ALGUNA VEZ (una ranchera)

Si alguna vez te amé, se me ha olvidado.

Si alguna vez soñé, ya abrí los ojos.

Si alguna vez brillaste en mi pasado

más brillan, al quemarse, tus despojos.


Hoy tengo el corazón averiado.

Hoy me saben a hueco los latidos.

Hoy no ladro a la luna en los tejados,

ni la ensucio al colgarle tu apellido.


Tu foto ya no alarga mis desvelos,

ni vierto en tu recuerdo mi tristeza.

Pues ya no me hace falta más consuelo

del que cabe en una jarra de cerveza.


Si alguna vez te dije “para siempre”

no era yo el que te hablaba, sino el vino.

Si alguna vez llegué a implorar tu muerte

hoy me trae sin cuidado tu destino.


Y es que ahora me enveneno en otros labios

y comparto mi almohada con cualquiera.

Y es que ahora no suplico tus agravios

porque ellos signifiquen que me quieras.


Ni pido que te alcancen estos versos,

ni lloro si te hiere la metralla.

No busques la postdata en el reverso,

ni esperes que devuelva las medallas.


Si alguna vez, por ti, afilé un cuchillo

dudando si en mi pecho o tu garganta,

alguna vez también tus dos colmillos

me hollaron con más hambre que Carpanta.


Por eso te propongo un “alto el fuego”,

me resigno a un “borrón y cuenta nueva”.

Por eso desde ahora, truene o llueva,

tendrás que perdonarme si no juego.


Fuerteventura a 7 de julio de 2009

No hay comentarios:

Publicar un comentario